Deshidratación | Me gustó redactar esto

Estándar

Deshidratación

Perdemos agua todos los días en forma de vapor de agua en el aire que exhalamos y como el agua en el sudor, la orina y las heces. Junto con el agua, también se pierden pequeñas cantidades de sales.

Podemos encontrar en diferentes fuentes bibliográficas una definición de deshidratación diferente de cada autor, sin embargo, la obviedad nos lleva a ver que la deshidratación en todas sus formas es causada por la pérdida de líquidos y sales en el cuerpo. A continuación algunas de ellas.

“Deshidratación significa que el cuerpo no tiene tanta agua y líquidos como debiera.
La deshidratación puede ser leve, moderada o grave dependiendo de la cantidad de líquido corporal que se haya perdido o que no se haya repuesto. Cuando es grave, la deshidratación es una emergencia potencialmente mortal.” – Chen L.

“La deshidratación es la alteración de agua y sales minerales en el plasma de un cuerpo.” – Wikipedia

“La deshidratación es un trastorno que ocurre cuando una persona pierde más líquidos de los que ingiere.” – Cuidados para el adolescente

La deshidratación puede ser originada de diversas maneras y en cada persona la forma de manifestarse o causa principal de esta puede variar mucho. Las personas con mayor riesgo para padecer deshidratación son los bebés y niños pequeños, los ancianos y los deportistas, de los cuales dedicaremos un apartado especial para cada uno de ellos.

Hay autores que hablan de aproximadamente dos tercios de agua en el organismo, por lo que es evidente la importancia que tiene su presencia.

Las pequeñas pérdidas de líquido no representan ningún problema y, en la mayoría de los casos, pasan completamente desapercibidas.

Tipos de deshidratación

  • Deshidratación isotónica: La pérdida de agua es similar a la de solutos. Hay una disminución de volumen, pero sin cambios de composición.
  • Deshidratación hipertónica: La pérdida de agua libre es mayor que la de solutos.
  • Deshidratación hipotónica: En la que se pierde más sodio que agua.

 

 

Causas

Conociendo la definición de deshidratación y procurando adentrarnos un poco más a ella, nos haremos una de las preguntas más frecuentes; ¿qué la causa? Si bien hay muchas causas probables para la deshidratación, entre las más comunes se encuentra principalmente la pérdida de líquidos por no ingerir suficiente agua o líquidos, o que estos son de mala calidad y no aportan nutrición alguna para el cuerpo, por lo que no se está bien hidratado.

Las enfermedades gastrointestinales

Otra de las causas comunes es que el cuerpo está utilizando y perdiendo más líquidos de los que se están consumiendo.

Se pierden líquidos en la sudoración excesiva, pudiera ser por exposición a altas temperaturas o durante rutinas de ejercicio.

El uso de diuréticos como algunas bebidas de frutas, el café o bebidas alcohólicas.

Vómitos y diarrea. Creo que todos sabemos que se pierden muchos líquidos durante estos procesos infecciosos, así que así lo dejaremos.

Fiebre, también un causante importante que puede desencadenar algún tipo de deshidratación también por pérdida de sales y iones y no solo agua.

Alguna de las causas para que no una persona no esté ingiriendo los suficientes líquidos para estar bien hidratado pueden deberse a enfermedades que derivan de ellas la pérdida de apetito, náuseas, irritación de la garganta o úlceras bucales. O simplemente, el dejar pasar el tiempo desde la sensación de la sed hasta que se sacia el sentimiento.

Síntomas

 

Como ya se mencionó, en cada individuo las manifestaciones pueden ser diferentes o en mayor grado una de otra. Aquí seguido algunos de los más comunes.

  • Boca pegajosa o reseca
  • Letargo (somnolencia)
  • Ausencia o disminución del gasto urinario
  • Ausencia de lagrimas
  • Ojos hundidos
  • Sed extrema
  • Estreñimiento
  • Sudoración o ausencia de esta
  • Fontanelas hundidas (en el bebé)

Pruebas y exámenes

Examen físico:

  • Presión arterial cambia cuando de posición
  • Demora en el llenado capilar
  • Presión arterial baja
  • Turgencia de la piel (elasticidad)
  • Frecuencia cardiaca rápida

Exámenes y pruebas

  • Análisis bioquímico de la sangre
  • Nitrógeno ureico en la sangre
  • Conteo sanguíneo completo
  • Creatinina
  • Gravedad específica de la orina

El color de la orina puede ser una muestra rápida para determinar algún nivel de hidratación de manera rápida para tomar acciones.

Una orina de color claro reflejar una hidratación adecuada y conforme va oscureciendo hasta llegar a un tono casi marrón, puede reflejar una deshidratación grave.

Tratamiento

En general, tomar líquidos es la manera más eficaz para tratar una deshidratación leve, pero a medida que la deshidratación va siendo más severa, las medidas de tratamiento van incrementando de acuerdo a esta. Se recomiendo que sea muy frecuente y en cantidades moderadas. La ingesta de grande cantidad de líquidos de una sola toma, puede producir vómitos.

Las soluciones de electrolitos son de alta efectividad y están disponibles en todas las farmacias en diferentes presentaciones.

Una nota importante y a tomar en cuenta, es que las bebidas para deportistas contienen una gran cantidad de azúcar y para personas que no tienen la costumbre de practicar algún deporte de manera frecuente y de gran rendimiento, pueden causar diarrea o empeorarla en caso de que exista.

En casos más severos de deshidratación, el paciente puede llegar a ser hospitalizado y los líquidos le serán administrados por vía intravenosa.

Posibles complicaciones

La deshidratación grave sin tratamiento puede ocasionar:

  • Muerte
  • Daño cerebral permanente
  • Convulsiones

 

Prevención

Incluso sintiéndose bien y sin sed aparente, tome muchos líquidos durante el transcurso del día, y más si se está haciendo algún tipo de ejercicio o se está en movimiento, aumentando la cantidad si es un día cálido.

Si identifica a alguno de sus familiares o personas cercanas con posible o deshidratación, llame al médico y posterior a eso comience a hidratarlo de la manera adecuada antes mencionada y si hay vómitos o diarreas, comience a hidratar inmediatamente.

El enfermo debe estar animado y constantemente recordado de que tiene que beber líquidos aún si hay molestias al ingerirlos (pregunte al médico).

No espere a que aparezcan signos de deshidratación.

Niños y bebés

La deshidratación en niños muchas de las veces que se diagnostica es debido a una combinación a la renuencia de no comer ni beber los alimentos que los padres preparan, los vómitos, diarreas, fiebres y algunos tipos de llanto.

En esta etapa se tiene mayor probabilidad de perder líquidos debido al bajo peso del infante y la rapidez de absorción y metabolización de los líquidos y electrolitos. Sumando a esto alguna enfermedad o peor aún alguna patología, las probabilidades van subiendo.

En el tratamiento, la hidratación en un caso leve, es mejor que se haga de forma periódica muy constante pero en pequeñas cantidades, con una cucharilla o una jeringa. La ingesta de grande cantidad de líquidos de una sola toma, puede producir vómitos.

Continuar con la lactancia es una solución de hidratación que está indicada. Si el bebé toma fórmula, es mejor cambiarla a una libre de lactosa hasta que la diarrea mejore o lo indique el médico. La lactosa puede ser difícil de digerir empeorando la diarrea.

Se recomienda evitar el uso de agua común en los bebés y niños, como primer recurso de reemplazo de líquidos, igual que las bebidas azucaradas, refrescos, gelatinas y bebidas con cafeína. Vida suero oral está indicado.

Adultos mayores

 

La función de los riñones se reduce con la edad, el mecanismo de la sed puede verse afectado o dañado, la cantidad de agua en el cuerpo es menor que la de un adulto. En su caso, se le puede identificar y relacionar fácilmente con lo anterior mencionado sobre los niños y los bebés.

Los adultos mayores tienen complicaciones para retener los líquidos y las diarreas o estreñimientos son muy comunes.

Asegurarse de que los adultos mayores tengan suficiente agua potable fresca y sobre todo que la beban maraca una gran diferencia. En este grupo de edad se tienen mayores riesgos de deshidratarse debido a varias razones:

  • Tienen una sensación reducida de sed y no sienten la necesidad de beber líquidos con la misma frecuencia que las personas jóvenes.
  • Los medicamentos que toman aumentan el riesgo de la deshidratación.
  • Las condiciones físicas dificultan el poder beber.

Atletas o deportistas

En general, lo mejor es comenzar a hidratar el día antes de un ejercicio extenuante.

En realidad, es poco habitual llegar siquiera a un nivel moderado de deshidratación mientras se practica deporte u otra actividad física normal al aire libre. Pero, si no se reponen los líquidos que se pierden a través del sudor, las probabilidades de deshidratación aumentan por hacer mucho ejercicio físico, sobre todo en los días calurosos.

Algunos deportistas de alto rendimiento, se deshidratan a propósito para perder peso rápidamente antes de una competencia o de un acontecimiento deportivo importante, sudando en saunas o utilizando laxantes o diuréticos. Esta práctica suele ser mucho más nociva que útil.

Los atletas que recurren a estos métodos se sienten más débiles, lo que repercute desfavorablemente sobre su rendimiento. También pueden tener problemas mucho más graves, como anomalías en los niveles de sodio y potasio del organismo. Estos cambios, a su vez, pueden provocar problemas en el ritmo cardíaco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s